La fiebre del Cronut


La fiebre del Cronut

¿Qué tiene masa de croissant, forma de donut y amenaza con desplazar al omnipresente cupcake como el dulce de moda? Eso es, el cronut.
En los últimos meses el cronut se ha expandido de forma espectacular. Primero conquistó Estados Unidos, y después cruzó el Océano Atlántico para aterrizar en Europa, y poco a poco se hace ver en nuestras pastelerías y comercios aquí en España.
El cronut nació en la isla de Manhattan. En el famoso barrio del Soho, un chef francés llamado Dominique Ansel creó este nuevo dulce friendo la masa de un croissant y dándole la forma de rosquilla a la que tan acostumbrados estamos. Inmediatamente después de su concepción, comenzaron a formarse colas delante de la pastelería de Ansel, que no vende más de 200 cronuts al día para poder mantener la calidad. Tampoco permite que ningún cliente se lleve más de dos, con lo que la oferta está superando ampliamente la demanda.
Aunque parezca sencillo, la masa del croissant no es fácil de freír, y por eso no es un bollo que pueda hacerse en casa como podríamos hacer rosquillas fritas o bizcochos. En España, el cronut ya se comercializa en varias comunidades, como Cataluña, donde la pastelería Santa Gloria los prepara para sus clientes. Se agotan a primera hora de la mañana, lo que confirma que la fiebre del cronut ya no se da sólo en Estados Unidos.
Dada su dificultad a la hora de elaborarlo, muchos locales optan por comprarlo ya preparado. En El Almacén de tu Cocina
puedes adquirirlos en tres variedades distintas: cubierto de chocolate con crocanti, cubierto de chocolate blanco con virutas de colores, y de chocolate blanco con burbujas de chocolate.